Cómo hacer el camino de Santiago con niños

Galicia se esta preparando para celebrar, tras 11 años de larga espera, el Año Santo 2021. Durante este año, a lo largo de esta hermosa comunidad y especialmente en Santiago de Compostela, se realizan multitud de actos, actividades y celebraciones entorno a la figura de Santiago el Mayor.

Por todos estos motivos, sois muchos los viajeros, creyentes y aventureros que os animáis a visitar la capital de Galicia durante el Xacobeo. Además, muchos de vosotros optáis por hacer este viaje de realizando el Camino de Santiago. Una serie de rutas jacobeas, que se pueden realizar de diferentes maneras (andando, bicicleta, caballo…) y que tienen su meta en la tumba del Apóstol, en la Catedral de Santiago de Compostela.

Recorrer el Camino de Santiago es una experiencia muy aconsejable. Se trata de un viaje asequible durante el cual descubriréis preciosos entornos naturales, haréis nuevos amigos y os conoceréis mejor a vosotros mismos. Además, se trata aventura que se puede realizar perfectamente con niños. Para ellos puede ser muy divertido, sano y enriquecedor, pero debéis tener en cuenta algunas cosas antes de realizar el Camino con los más peques de la casa.

  • ¿Con que edad puede realizarse?

Lo primero que debemos considerar es que se trata de una actividad física y que, dependiendo de como la planifiquemos, puede convertirse en un reto más o menos exigente. Debido a esto, es muy importante tener en cuenta la edad y la condición física de los niños para planificar el itinerario.

A partir de los tres años se puede realizar sin problemas. Aunque, con esta edad, es muy importante llevar un carrito infantil de montaña ya que, evidentemente, un niño de tres años no puede caminar largas distancias.

  • Duración y distancia de la etapa

Tanto la duración como la distancia de las etapas deben estar adaptas a las características fisiológicas del niño. Sin embargo, no os recomiendo superar los 15 kilómetros diarios.

Es importante realizar etapas cortas, especialmente los primeros días de la aventura. Además, también debéis prestar especial atención a los descansos, realizando pausas para descansar y tomar alimentos que nos ayuden a reponer energías. Por cada hora caminada compensar al menos con 5 minutos de descanso.

También os recomiendo evitar las horas más calurosas del día. Para ello, podéis caminar sólo por las mañanas.

  • Elección de la ruta

Existen diferentes caminos para llegar a Santiago de Compostela, pero uno de los más recomendables para realizar con niños es el Camino Francés. Se trata de una de las rutas más transitadas y cuenta con un gran número de albergues por lo que os será muy sencillo encontrar lugares en los que descansar. Además, al ser el más concurrido, hay más probabilidades de encontrarse con otras familias con niños.

  • Preparación previa

Al igual que nos sucede a los adultos, los niños también necesitan prepararse para afrontar el camino. Una buena forma, es realizando excursiones, o rutas de senderismo, dos o tres meses antes de iniciar nuestro viaje. Lo más importante es comenzar por una excursión sencilla e ir aumentando progresivamente la duración y la dificultad de las rutas.

  • Equipamiento

Es muy importante que los niños se apten al calzado que van a utilizar durante este viaje. Comprar las botas de senderismo, o zapatillas, con  varios meses de antelación, para que el niño pueda acostumbrarse al calzado, puede ayudarles a evitar posibles ampollas o rozaduras. Además, si va a llevar su propia mochila, sería aconsejable que la lleve puesta durante las sesiones de entrenamiento previas al camino.

Viajar con niños supone un riesgo ya que las fuerzas físicas y sobre todo mentales pueden fallar. Por eso, si tenéis la posibilidad, viajar con un coche de apoyo puede ser una buena solución.

Con el fin de no encontrarse con sorpresas desagradables, en cuanto al alojamiento se refiere, os recomendamos realizar el camino con reservas de albergues u hoteles anticipadas. Así no nos arriesgaremos a quedarnos a dormir en la calle por encontrarse con aforos completos.

  • Motivación

La preparación mental es casi tan importante como la preparación física. Motivar a los niños contándoles que es el Camino de Santiago, que rutas tiene o lo que nos vamos a encontrar en el viaje les ayudará a disfrutar más esta experiencia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies