Disneyland un día diferente en París

¡Hola hola viajeros! Durante nuestra estancia en París, que fue de un total de 5 días, y entre las visitas a los diferentes museos, parques, lugares y monumentos de la ciudad, decidimos tomarnos un día de descanso para hacer algo totalmente diferente. Buscamos pasar un día de desconexión total, en el cual solo nos preocupáramos de divertirnos, y para ello decidimos realizar una pequeña visita la sucursal europea del lugar más feliz del mundo.

A tan solo una hora, en tren, del centro de París encontraréis un lugar donde la magia realmente existe, donde todas las sonrisas son de verdad y donde pequeños y mayores somos transportados a un mundo de ilusión y fantasía en el que podemos olvidarnos por completo de todo, Diseneyland.

Disneyland París, o como se conocía anteriormente Diseneyland Resort París,  se encuentra situado en la ciudad de Marne-la-Vallée y cuenta con una una extensión de 22.30 km2  (para que os hagáis una idea, aproximadamente el tamaño de una quinta parte de París). El complejo cuenta con un total de 8 hoteles Disney y otros 8 asociados y recomendados en la propia página de reserva del mismo. Nosotros realizamos una visita de un solo día por lo que no nos quedamos a dormir allí, pero, si vuestra intención es la de disfrutar al máximo los dos parques que forman este complejo, os recomendamos que les dediquéis al menos dos días enteros y, para ello, que os alojéis  en alguno de los hoteles Disney, no son muy económicos, pero son los que más cerca se encuentran del parque e incluyen ofertas para la vuestra vista.

       1. DiseneyLand

El complejo Disney esta formado por dos parques. El primero de ellos y el más conocido es Disneyland, inaugurado en 1992, se trata de la versión europea del primer parque construido en California. Se encuentra dividido en cinco zonas temáticas (Main Street U.S.A., Frontierland, Adventurland, Discoveryland, Fantasyland).

La visita la comenzamos recorriendo por completo Main Streeet U.S.A., donde se encuentra la puerta de entrada al parque, y disfrutando de las innumerables tiendas, galerías, tranvías, terrazas, cafés… que, gracias a su fantástica decoración, nos transportan a principios del siglo XX para vernos inmersos en la animación trepidante de una pequeña ciudad de los Estados Unidos. Al final de la calle nos encontramos con la plaza central desde la que se tiene acceso a las diferentes zonas temáticas del parque. Es en esta plaza en la que encontraréis  el famoso castillo de la bella durmiente, completamente diferente al resto de castillos Disney y, en mi opinión personal, el más bonito de todos. Nosotros lo recorrimos por completo prestando especial atención a sus hermosísimas vidrieras. Además, para los más intrépidos, si os atrevéis a bajar a las mazmorras del castillo os encontrareis con el último dragón viviente en un castillo de Disney.

Continuamos nuestra visita por la zona de Discoveryland en la que toma un especial protagonismo todo lo relacionado con el mundo del Star Wars así como Toy Story… Además, aquí encontraréis una de las atracciones más famosas de Diseneyland la HyperSpace Mountain, la cual os recomendamos, a todos los niños grandes, ya que se trata de una increíble montaña rusa completamente cubierta en la que los efectos sonoros y visuales no os dejaran indiferentes.

Seguimos nuestra particular visita por Frontierland. Esta zona temática nos ofrece una visión del oeste americano. En ella nos encontramos una tierra llena de indios, vaqueros, caballos y cantinas típicas así como el clásico río donde Mark Twain ubicó su novela de aventuras (Las aventuras de Tom Sawyer) y donde viajamos en un fantástico barco a vapor desde el que obtuvimos una vista diferente de esta fantástica zona. En Fronteirland encontraréis un total de 10 atracciones entre las que destacan la montaña rusa Big Thunder Mountain y la casa Phanttom Manor (actualmente cerrada por reformas). Las colas para montar en las atracciones suelen ser muy largas por lo que os recomendamos instalar la aplicación del parque en vuestro smartphone ya que en ella os aparece un mapa del complejo con el tiempo de espera de cada atracción así como los horarios de los espectáculos.

A continuación, nos dirigimos a la mágica tierra de Fantasyland. Se trata de la primera zona del parque y en ella se encuentran atracciones destinadas principalmente a los niños pequeños. Sin embargo vale la pena subirse en ella y volver a sentirse niños por un momento. Es aquí donde se encuentra la famosa casa de Mickey Mouse y donde podréis conocerlo personalmente.

Finalmente recorrimos la zona de Adventurland. En esta área pasamos del áfrica desértica al caribe, con sus famosos piratas, o a la selva tropical en un momento. En esta zona no sorprendieron muchos las atracciones de Indiana Jones y el Templo Peril y la de Piratas del Caribe. La verdad es que todas las atracciones del parque son muy buenas pero si por algo resalta es por los detalles en su fantástica ambientación.

       2. Walt Disney Studuios

El segundo parque que visitamos es Walt Disney Studios. Se encuentra inspirado en el mundo del cine, ofrece atracciones con poco más de adrenalina dirigidas a un publico más adulto. Aquí encontramos un área dedicada por completo a la película Toy Story y una montaña rusa basa en la famosa tortuga de buscando a Nemo, Crush. Además, también realizamos un tour en el que pudimos descubrir algunos de los secretos que se esconden detrás de los efectos especiales de las películas.

En este parque os recomendamos atracciones como Armageddon, la cual consiguió sacarnos más de un susto durante nuestra visita, la montaña rusa Rock ‘n’ Roller Coaster o  la famosa torre del terror The Hollywwod Tower Hotel.

Desfiles, espectáculos y música complementaron toda nuestra visita. Desde Gallegoviajeros os recomendamos dedicar un día entero a visitar cada parque y así poder disfrutarlos al completo, aunque, si disponéis de poco tiempo existen entradas combinadas para poder visitar ambos parques el mismo día aunque no os lo recomendamos.

En nuestro caso, si tuviéramos que elegir uno de los dos escogeríamos visitar DisneyLand. Además, cada noche, este parque ofrece un fantástico espectáculo de  luz, sonido, fuentes y fuegos artificiales proyectados sobre el castillo de la bella durmiente el cual os recomendamos que no os perdáis.

La verdad es que finalizamos el día en los parques después de realizar un recorrido por nuestra infancia saliendo del complejo con una gran sonrisa en nuestra cara y recordando lo maravillo que es soñar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies