Visitar Baiona en un día

¡Hola hola viajeros! Ya esta aquí la primavera y, con ella, llegan días soleados y calurosos en los que quedarse en casa no es una opción. Con este tiempo primaveral, a todos los que nos gusta viajar, nos apetece buscar nuevos lugares y rincones que visitar. Este fin de semana, en GallegosViajeros, hemos decidido visitar uno de los pueblos costeros más hermosos y turísticos de Galicia, Baiona.

Este pueblo marinero, situado al sur de las Rías Baixas a unos 30 kilómetros de la frontera con Portugal, se caracteriza por su clima cálido y  con unas suaves temperaturas durante todo el año. Este clima atrae cada año un gran número de viajeros dispuestos a disfrutar de la belleza natural de este lugar. Además de su preciosa bahía, otro de los grandes atractivos de Baiona es su zona antigua, declarada «Conjunto de Interés Histórico Artístico» por la Xunta de Galicia en el año 1993. Pero aquí no se acaban sus atractivos, ya que, este pueblo, tiene una gran importancia histórica al ser el lugar al que llegó Cristóbal Colón después de su aventura por las Américas.

Hoy, os proponemos que viajéis con nosotros a lo largo de este hermoso pueblo y que conozcáis alguno de los tesoros que esconde.

Nada más llegar a Baiona, os encontrareis con un paseo precioso que se extiende a lo largo de toda la costa que baña el pueblo. Si lo recorréis, desde el, podréis divisar nuestra primera parada, la fortaleza de Monterreal, lugar en el que se encuentra el famoso parador de Baiona. Para los que tenéis coche, en la entrada de la fortaleza encontraréis algunas plazas de aparcamiento así como un parking de pago.

Antes de comenzar con la visita os recomendamos visitar la oficina de turismo, situada en las inmediaciones de la entrada de la fortaleza. En ella os podrán proporcionar el mapa del pueblo así como resolveros cualquier tipo de duda que os pueda surgir en el momento.

Empezaremos nuestra pequeña visita a Baiona recorriendo el paseo de Monte do Boi. Esta senda peatonal rodea por completo la fortaleza de Monterreal. Desde ella podréis disfrutar de unas vistas privilegias de las playas de la localidad así como de las islas Cíes. La verdad, es que se trata de un paseo muy hermoso y muy recomendable para realizar en día soleado. Además, si lleváis un bañador, durante vuestro recorrido, tendréis la oportunidad de disfrutar de un pequeño talaso público situado, en los restos de una antigua cetárea,  en el propio paseo, justo al lado de la Torre da Tenaza. El precio de este balneario es totalmente gratuito.

Una vez finalizado nuestro paseo, accedimos a la fortaleza para recorrer su interior, aquí pudimos disfrutar de las zonas ajardinadas que rodean el Parador. Para los que estáis interesados en pasar la noche en el Parador de Baiona, os comentamos que, hospedarse aquí tiene un precio aproximado de unos 130€.

Continuamos nuestra visita desplazándonos, en coche, hasta el parque de la Virgen de la Roca, situado a unos 2 kilómetros del centro del pueblo. Una vez aquí, aprovechamos para realizar un picnic en el merendero del parque (en el centro de la localidad también disponéis de un gran número de restaurantes en los que podéis disfrutar de la gastronomía local) . Además del merendero, y de un pinar con unas bonitas vistas, este parque esta coronado por una enorme réplica de piedra, de unos 15 metros de altura, de la Virgen. Si decidís visitarlo, y subir por las escaleras situadas en su interior, encontraréis unas vistas fantásticas de toda la zona. El precio por acceder es de 1.5€.

Después de comer, volvimos al centro, y decidimos coger un helado en la heladería Gamela (la verdad es que hacen unos helados riquísimos) para saborearlo mientras recorríamos el paseo marítimo cara nuestra siguiente parada, una réplica de una de las carabelas que guió Colón en su viaja hacia las Américas, la Pinta.

Baiona fue el primer pueblo Europeo que se enteró de la noticia del descubrimiento de América. El día 1 de marzo de 1493, la Pinta, con el capitán Martín Alonso Pinzón al frente, atracó en las aguas de esta zona. Debido a esto, en la conmemoración del V Centenario del Descubrimiento se construyó una réplica de la embarcación. Esta réplica, se encuentra atracada en uno de los mulles del puerto, muy cerca del Monterreal. El precio por visitarla es de 2€ y el horario suele variar así que es recomendable confirmarlo en la página web. Se trata de una visita muy corta en la que recorreréis toda la carabela, sin guía. Durante la misma, encontraréis  paneles informativos con información sobre la historia de la nave. La verdad es que es una visita muy corta, nada del otro mundo, pero por el precio merece la pena visitarla y conocer algo más sobre nuestra historia.

Después de todo este recorrido, decidimos finalizar nuestra visita con un agradable paseo por el casco antiguo de Baiona. La verdad es que es una maravilla caminar por sus calles estrechas y empedradas, llena de edificios asoportalados de piedra y de poca altura. En cada paso que dimos nos encontramos con un pequeño templo o una casa nobiliaria.

Además de todo esto, y si disponéis de más tiempo, os recomendamos visitar el faro de Cabo Silleiro, el puente de A Ramallosa o el monte de A Groba. También nos gustaría recomendaros, a los amantes de los atardeceres y a los Instagramers, que  diviséis la puesta de sol desde el paseo de Monte do Boi, ya que aquí se puede disfrutar de un atardecer mágico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies