Guía para visitar París en 4 días

¡Buenas viajeros! París es una de esas ciudades que os atraparán desde el primer momento que ponéis un pie en ella. La ciudad de la luz, esta repleta de museos, monumentos, joyas arquitectónicas y preciosos parques en los que, a muchos visitantes, nos gustaría perdernos sin tener en cuenta el tiempo. Pero, generalmente, esto no es posible, por lo que nos tenemos que conformar con una pequeñas vacaciones en las que queremos disfrutar de todos los encantos que guarda la ciudad del amor.

Una de las dudas más comunes que nos suele aparecer, cuando planificamos un viaje de pocos días,  es ¿como puedo organizar el tiempo que tengo?. Lo primero que debemos tener claro es que es muy difícil, en un viaje de pocos días, poder conocer todos los rincones de la ciudad, por lo tanto lo que debemos hacer es priorizar nuestra organización teniendo en cuenta nuestros propios gustos. Como ya hemos comentado en artículos anteriores, y con el fin de ayudaros a organizar mejor vuestro viaje, en GallegosViajeros, hoy os dejamos una pequeña guía sobre como visitar París en cuatro días.

En nuestro caso, salimos del aeropuerto de Barcelona a las 07:00 con destino al aeropuerto de Orly, al que llegamos a las 08:35. Una vez allí, utilizando el Orlyval y el metro, nos dirigimos a nuestro hotel, donde dejamos las maletas y comenzamos con nuestro recorrido por París.

Día 1

Comenzamos el primer día de la mejor forma posible,  visitando el monumento más popular de París, la Torre Eiffel. Para ello, os recomendamos que toméis el metro hasta la estación de Trocadéro. Nada más salir  del metro os encontrareis en la Place du Trocadéro, lugar desde el que podréis contemplar por completo la torre, así como los jardines y fuentes que la rodean. Es un lugar muy recomendado para tomar las típicas fotos de recuerdo y para sentarse a descansar un poco, mientras disfrutáis de la actuación de alguno de los artistas callejeros que suelen actuar allí.

A continuación, después de dar un pequeño paseo por los alrededores, accedemos a la torre para divisar París desde sus privilegiadas vistas. Para no hacer cola en las taquillas, os recomendamos comprar las entradas por Internet. Si decidís comprarlas allí debéis saber que las taquillas se encuentran en la base del monumento y están abiertas hasta las 22 horas pero, la torre, permanece abierta hasta casi media noche.

De aquí nos dirigimos al Museo d’Orsay. Situado en una antigua estación ferroviaria, este museo, es muy recomendable para todos aquellos sois amantes de la pintura, ya que cuenta con una gran colección de pinturas impresionistas. Además, el edificio en el que se encuentra, es una autentica joya de la arquitectura que merece la pena contemplar.  El horario de visita es de 09:30 a 18:00 excepto los jueves que cierra a las 21:45, y el precio de la entrada es de unos 14€.

Si no estáis muy cansados y os apetece caminar, a tan solo a media hora, encontraremos los Jardines de Luxemburgo. Uno de los parques más hermosos e interesantes de la ciudad. Allí contemplamos el palacio de Luxemburgo, varias esculturas y hasta tuvimos la oportunidad de jugar con algunos de los barcos que se encuentran en su precioso estanque. Se trata de un parque muy hermoso en el que os recomendamos que os detengáis unos minutos para descansar.

Para finalizar el primer día, de aquí no dirigimos al barrio de Montparnasse. Esta zona de la ciudad es conocida por sus estaciones de tren, metro y por tener un cementerio en el que descansan personajes famosos como Philippe Noiret, Samuel Beckett, Trsitan Tzara o Jesús Soto entre muchos otros. Además, aquí se encuentra al torre de Montparnasse. Inaugurado en 1973, este edificio fue el primer edificio de oficinas que se construyó en el centro de la ciudad. Desde el podréis disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad. Las mejores instantáneas de la capital se pueden tomar subiendo tres plantas más, en el piso 59. Desde ese punto es posible contemplar la ciudad como si se tratara de una maqueta, sin cristales de por medio.

Día 2

Comenzamos el segundo día visitando uno de los museos más importantes del mundo, el Louvre. Este museo  abre sus puertas desde las 09:00 hasta las 18:00 horas excepto los martes. Los miércoles y viernes cierra a las 21:45 horas. El precio de la entrada es de unos 15€. Os aconsejamos, sobretodo en temporada alta, que esteis allí antes de la hora de apertura ya que puede haber fila. Además, debido al gran tamaño del museo y a la cantidad e obras que se exponen, os recomendamos que en vuestra visita os centréis en las que realmente os interesan ya que, visitarlo por completo os puede llevar el día completo. Durante nuestra visita estuvimos toda la mañana recorriendolo.

Justo a la salida del museo pudimos disfrutar del precioso jardín de las Tullerias con la plaza de la Concordia al final del mismo. En este jardín vale mucho la pena detenerse a contemplar sus fuentes y estatuas.  Nos llevo aproximadamente treinta minutos recorrerlos hasta llegar a la plaza de la Concordia. En esta plaza, lo primero que no encontramos es el obelisco procedente de Luxor (Egipto), en el que apreciamos algunos jeroglíficos. Además, la plaza se complementa con dos magnificas fuentes.

De aquí decidimos dirigirnos hacia la Avenida de los Campos Elíseos, la cual recorrimos caminando y parándonos en algunas de sus tiendas como la de Disney. Tras recorrer sus casi dos kilómetros nos encontramos con el Arco de Triunfo, donde finaliza nuestro segundo día. Merece mucho la pena contemplar su belleza exterior antes de acceder a el, así como visitar la tumba del soldado desconocido que se encuentra justo a sus pies. El monumento está abierto desde las 10:00 hasta las 23:00 de abril a septiembre. El resto del año cierra  las 22:30. El precio de la entrada es de unos 12 €. Os animamos a subir a el y disfrutar de las fantásticas vistas que ofrece.

Día 3

Nuestro tercer día decidimos comenzarlo visitando algunas de las plazas más importantes de la ciudad. Empezamos por la Plaza de la Nación y, después de contemplar la escultura «“El triunfo de la república”, nos dirigimos hacia la plaza más importante de París, la plaza de la Bastilla, donde destaca la columna de Julio. Llegamos por último a la Plaza de la República, donde se encuentra la Estatua de la Libertad de París.

Desde la Plaza de la República, cogimos el metro hasta llegar a la Ópera Garnier. Os recomendamos que la visitéis ya que, además de la gran belleza arquitectónica del exterior del edifico, su interior, cuenta con una hermosísima decoración que merece la pena contemplar. Además, para los amantes del cine, en este lugar se grabaron varias películas de cine como, por ejemplo, «Cincuenta sombras liberadas«. La Ópera se puede visitar, todos los días, de 10:00 a 17:00 horas y la entrada tiene un precio de 10€.

Ya por la tarde, decidimos acercarnos hasta el barrio de Montmartre, donde comenzamos por visitar el famoso «muro de los te quiero« de París. El muro se encuentra en un parque situado justo al lado de la parada de metro de Abbsses. Desde aquí subimos dando un pequeño paseo hasta la Basílica del Sagrado Corazón, lugar en el que pudimos disfrutar de unas vistas increíbles de la ciudad. Os recomendamos subir hasta la basílica utilizando el funicular situado en las cercanías de la parada de metro de Anvers, ya que la subida cuenta con un total de 197 empinados escalones, los cuales cuesta subir después de todo un día de caminata. El precio del funicular es de unos 1,90€.

El barrio de Montmartre es una zona de la ciudad que la verdad merece mucho la pena recorrer. Después de la visita a la basílica, realizamos un pequeño paseo en el que no faltó la plaza de los pintores o Plaza du Tertre.

Para finalizar el día decidimos acercarnos, dando un pequeño, hasta el  Moulin Rouge el cabaret más conocido de la ciudad y seguramente de todo el mundo. En nuestro caso no teníamos entrada para ver su espectáculo por lo que decidimos comer en uno de los numerosos restaurantes de la zona y dar por finalizado el día.

Día 4

Para comenzar nuestro último día en la ciudad del amor, decidimos visitar una de los símbolos más importantes de París, la Catedral de Notre-Dame. Decidimos llegar allí muy temprano ya que es muy habitual encontrarse largas colas para poder acceder a ella. La Catedral está abierta todos los días desde las 08:00 hasta las 18:45  y la entrada es totalmente gratuita. Además, el  templo ofrece visitas guiadas tanto por las torres como por la cripta aunque, si solo disponéis de 4 días, no recomendamos que las hagáis.

Desde aquí nos dirigimos al Centro Pompidou donde pudimos contemplar alguna de sus interesantes obras de arte moderno. En nuestra visita invertimos un total de 2 horas aunque, para los amantes del arte, seguramente sea un tiempo muy excaso.

Este último día lo finalizamos en el  Barrio latino, donde realizamos una pequeña parada en la librería más famosa de la ciudad, la librería Shakespeare. En esta zona también visitamos varios edificios como el Panteón y la iglesia Sant Etienne du Mont.

Si disponéis de más días en vuestra viaje, también os recomendamos  visitar el Palacio de Versalles que se encuentra situado a las afueras de la ciudad y, si viajáis con niños, no debéis perderos la visita al lugar más feliz de la tierra, DisneyLand París.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies